LA MANO DEL EMIGRANTE

Éste es un libro distinto, arriesgado y tan inolvidable como lo puede ser el tatuaje de un camillero que nos conduce al lado oculto de su vida y a una parte olvidada de la reciente historia de España, un país que exportaba “mano de obra” y que ahora parece infectado por el virus de la desmemoria.

En la narración que da título al libro, Castro y sus compañeros trabajan en un hospital de Londres y se reúnen en el Old Crow para jugar al billar y los dardos, beber y compartir historias. Castro hipnotiza con la palabra, con sus recuerdos y con esa mano tatuada con tres pequeños pájaros marinos (paíños) que esconde un dramático secreto de apego y pérdida.

 

 

 

LA MANO DEL EMIGRANTE